Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comparte estas MPI List
X

Volver al trabajo después de tener a tu bebé

Si las finanzas de tu familia exigen que trabajes, es muy probable que tengas que planificar tu regreso al trabajo mientras estás subida a una montaña rusa de emociones. Desde sentirte culpable y ansiosa, hasta emocionada y motivada. ¿Cómo manejar el equilibrio entre tu vida como mamá y tu vida laboral? Si querés saber cómo planificar, qué decir y qué preguntar a tus jefes, nuestros consejos te ayudarán para regresar al trabajo después de tener un bebé.

  • ¿Se puede volver al trabajo mientras estás amamantando?

El hecho de regresar a trabajar, no significa que debas dejar de amamantar. Hablá con tus jefes antes de regresar al trabajo. Informales que necesitás un espacio limpio y privado para extraer tu leche y, cuando regreses, reservá un tiempo en tu agenda diaria para hacerlo sin estar ocupada y estresada.

  • Elegir la guardería correcta

Para ayudar a aliviar cualquier culpa como mamá que tiene que trabajar, investigá y asegurate de elegir una guardería con la que te sientas contenta. Cuando elijas, buscá recomendaciones, hacé una “visita sorpresa” para ver como trabajan, leé las reseñas que tengan y, sobre todo, seguí tu intuición. Si estás tranquila, será más fácil que logres concentrarte en tu trabajo.

  • Pedir un horario flexible

Si es posible hacer una reducción en tu salario, podrías consultarle a tus jefes sobre la posibilidad de realizar trabajo compartido, o de reducir la cantidad de horas o días. Si esta no es una opción posible, solicitá un horario flexible. Una opción es que tus horas se adapten a tus nuevas necesidades (como empezar más temprano y terminar más temprano la jornada) o trabajar desde casa. Los jefes no quieren perder buenos empleados, así que considerarán tu solicitud atentamente.

  • Mamás que trabajan: cómo manejar a los compañeros de trabajo.

Si tu horario de trabajo cambió o si redujiste tu semana laboral, asegurate de que tu equipo esté al tanto. Que todos lo sepan para que puedan manejar sus expectativas y para que no te sientas obligada a hacer todo a su ritmo o a tener plazos apresurados que no vas a poder cumplir. Al priorizar tu carga de trabajo, recordá tomar en cuenta tu horario laboral. No tengas miedo de hablar si un plazo parece muy ajustado, ni de sugerir fechas límite más realistas.

  • Controlar la ansiedad de la mamá que trabaja

No seas tan dura con vos misma. Este va a ser un enorme cambio para vos, así que aceptá que te va a tomar un tiempo adaptarte a la nueva rutina. Una buena alternativa sería regresar lentamente al trabajo para poder ir acostumbrándote de nuevo. Preguntale a tus jefes sobre la posibilidad de un regreso gradual. Por ejemplo, podrías trabajar menos horas o algunos días al inicio del mes, para que tanto vos como tu bebé se acostumbren y estén contentos.

  • Buscar apoyo como mamá que trabaja

Puede ser una amiga en la misma situación, compañeras de trabajo que también sean mamás o un grupo de ayuda de mamás que trabajan, buscá una red de contención para hablar cuando sientas que la situación te supere, que pueda resolver tus dudas y que, básicamente, empatice con lo que te está pasando. No te guardes todo lo que estás sintiendo. Si tu pareja y familia también quieren apoyarte de alguna manera, no tengas miedo de pedir esa ayuda.

Buscar

¿No encontraste
lo que estás buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti