MyFeed Personalized Content
0-6 meses
Artículo
Add this post to favorites

¿Cómo consigo ayuda para amamantar?

Los beneficios de la lactancia son muchos para la salud y el bienestar emocional de los dos.

3min leer Abr. 21, 2016

Infórmate cuanto antes.
La primera ayuda que puedes obtener para tu proyecto de lactancia, es comenzar por leer. Lee, ponte en contacto con las asociaciones de ayuda para la lactancia materna o las asociaciones de profesionales de la salud. También podrás intercambiar ideas a través de internet, hablar con tus amigas, tu madre y en general, con todas aquellas que han tenido éxito al amamantar. Las fuentes de información abundan y tal vez necesites tiempo para integrar lo que vas a encontrar, hacerte preguntas, encontrar respuestas acerca de lo que te convenga mejor y ganar confianza en tí misma. Por lo tanto, no dudes en documentarte cuanto antes, incluso desde el primer mes del embarazo, si la orientación hacia el amamantamiento es un criterio elegido para tu maternidad.
Conversa también con tu profesional de la salud y tu partera. Plantea tus interrogantes y no dudes en consultar acerca de todas tus incertidumbres.
 
El placer de amamantar.
No existe motivo alguno por el cual no puedas amamantar. No te preocupes: al nacer tu bebé, pondrá en marcha tus instintos y al colocar al bebé piel contra piel, deja que hable tu cuerpo: el bebé buscará tu pecho por sí solo.
Debes saber que la puesta en marcha de la lactancia es progresiva. Posiblemente tengas poca leche al comienzo, pero la naturaleza es sabia: la producción de tus pechos durante las primeras lactancias consiste en calostro, secreción especialmente rica en algunos nutrientes y anticuerpos, que compensa la cantidad con la calidad.
Enseguida y progresivamente, la succión regular del bebé, traerá un aumento en la producción de leche, que cambiará de composición adaptándose al volumen extraído por el bebé y de acuerdo con sus necesidades.

Ten confianza, esto suele suceder con mayor o menor rapidez dependiendo de cada caso. Las enfermeras de la maternidad te aconsejarán para ayudar a que el bebé acomode el pezón en su boca con el fin de obtener una succión óptima; te mostrarán distintas maneras de sujetar al bebé, y entre éstas encontrarás la que prefieres.
 
Busca buena ayuda.
Ya de vuelta al hogar con tu bebé, si se te presentaran dificultades, no dudes en llamar a tu profesional de la salud o la asociación con la que ya estás en contacto. Prepara una lista de números telefónicos y sitios de internet, para estar lista ante cualquier eventualidad. Los comienzos no serán siempre muy fáciles pero ármate de paciencia, todo será placer de ahora en adelante. Muchas mujeres han pasado por esta experiencia y superado sus dificultades. Además, hay profesionales que están a tu lado para ayudarte a superar cualquier contingencia durante la puesta en marcha de tu lactancia.