Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comparte estas MPI List
X
Cómo evitar la culpa materna

Cómo evitar la culpa materna

¿Estás cansada de luchar contra la culpa materna? Es completamente normal, pero bastante inútil si estás pasando por muchas otras emociones como mamá nueva. Leé acá cinco pensamientos clásicos de culpa relacionados con la crianza y cómo hacer para superarlos.

  • No hay vínculo inicial con el bebé

Sentir un apego hacia tu bebé recién nacido puede tomar semanas o meses. Intentá no sentirte culpable o ansiosa. Esto va a suceder naturalmente con el tiempo. Disfrutá del contacto piel con piel y hacele masajes. Cantarle y hacerlo dormir lentamente también pueden ser de ayuda.

  • Sentís presión para amamantar

Podés sentir mucha culpa cuando se trata de dar el pecho o de alimentar a tu bebé con leche de fórmula. Ya sea que sientas culpa por no amamantar, culpa por dar leche de fórmula, culpa por dejar de amamantar o sentirte una fracasada si no podés amamantar a tu bebe, lo importante es que seas una mamá contenta, feliz y que tu bebé esté alimentado. Así que, elegí lo que sea conveniente para vos y se adapte a tu situación. La Organización Mundial de la Salud recomienda amamantar exclusivamente durante los primeros seis meses, pero si esta no es una opción para vos, el bebé puede obtener todos los nutrientes de la leche de fórmula.

  • Sentís culpa por ser una mamá que trabaja

Equilibrar la vida laboral y la vida familiar es difícil para todas las mamás, así que es normal que sientas culpa. Cuando busques una guardería, confiá en tu intuición de mamá y elegí la que consideres correcta tanto para vos como para tu bebé. Compartí las tareas del hogar con tu pareja y pedile ayuda a tu familia y amigos. De esa forma, cuando llegues a casa después de trabajar, vas a poder disfrutar de acurrucarte con tu bebé y de bañarlo, en lugar de tener que correr por la casa intentando ser la mujer maravilla. Leé nuestros consejos sobre volver a trabajar después de tener un bebé para ayudarte a encontrar este equilibrio.

  • Autocuidado para nuevas madres

Te vamos a contar un secreto: está bien si estás pensando “¡necesito un descanso de ser mamá!” Dedicate un poco de tiempo a vos misma. No es ser egoísta si a veces elegís priorizarte a vos en lugar de a tu bebé. Hacer ejercicio, conversar con amigos y pasar tiempo con tu pareja. Si estás descansada y menos estresada, te vas a sentir más feliz y energizada. ¡Vas a estar lista para todo!

  • El mito de la mamá perfecta

Vamos a aclarar esto: no existe la mamá perfecta. Claro que podés hacer planes mientras estás embarazada, y soñar sobre cómo será tener un bebé y ser mamá. Pero la realidad es que no podés prepararte. Ser una nueva mamá es difícil, así que no te sientas culpable por no cumplir con tus expectativas. Dejá ir la idea de la familia insta-perfecta y te vas a sentir mucho mejor. Te lo prometemos.

Buscar

¿No encontraste
lo que estás buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti