Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comparte estas MPI List
X

Cómo lavar con esponja a un recién nacido

A algunos bebés les encanta que los bañen, a otros les toma tiempo adaptarse. Por eso, durante las primeras semanas podrías darle un baño de esponja. ¡Nuestra guía paso a paso para limpiar a los recién nacidos comienza en su cabecita y termina en sus pompas!

  • No es necesario bañar a tu bebé todos los días, durante las primeras semanas puede ser más fácil lavarlo con una esponja.
  • Al usar una esponja, lavale con cuidado la cara, cuello, manos y pompas.
  • Vas a necesitar un recipiente de agua hervida tibia, otro de agua caliente, trozos o almohadillas de algodón, un pañal limpio, ropa limpia y toallas limpias. 
  • Lavate muy bien las manos, y sacate los anillos y las pulseras.
  • Revisá que la habitación esté cálida y agradable, desvestí a tu bebé y colocalo sobre una toalla limpia.
  • Lavarlo con una esponja implica limpiar la cara, el cuello y las manos de tu bebé.
  • Los ojos del bebé pueden estar un poco pegajosos después de dar a luz. Humedecé un trozo o almohadilla de algodón en el agua hervida tibia y limpiá con suavidad los ojos de tu bebé desde la nariz hacia afuera, utilizando un trozo de algodón para cada ojo.
  • Usá un algodón humedecido con agua tibia para limpiar alrededor de las orejas de tu bebé, y evitá la parte interna.
  • Lavale el resto de la cara, el cuello y las manos de la misma forma.
  • Si tu bebé todavía tiene vérnix (la costra blanca grasosa) en sus pliegues, déjalo ahí, porque eso ayuda al desarrollo de la barrera de la piel.
  • Mantené el nudo del cordón umbilical limpio y seco para evitar infecciones. Limpialo todos los días con un trozo de algodón humedecido con agua hervida y secalo con suavidad.
  • El nudo del cordón umbilical deberá caerse unos 10 días después de dar a luz, si tenés cualquier preocupación al respecto, hablá con tu pediatra.
  • Lavarlo con una esponja también implica limpiarle los genitales y las pompas.
  • Sacale el pañal, y lavale las pompas y el área genital con un algodón humedecido en agua tibia.
  • Si preferís, podés usar toallitas para bebé, pero asegurate de que no estén perfumadas y que sean especiales para recién nacidos.
  • Antes de ponerle el pañal nuevo, sécalo suavemente, poniendo especial atención a los pliegues de la piel.
  • Vestí a tu bebé con ropa limpia. Los recién nacidos pierden calor rápidamente, así que es buena idea usar una mantita.
  • Cuando te sientas lista para empezar a bañar a tu bebé en la bañera, leé nuestra lista para saber cómo hacerlo.
Buscar

¿No encontraste
lo que estás buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti